Los periodistas son la materia prima de la democracia informativa.

“Compatriotas comprometidos con el progreso del país, que a pesar de las adversidades, chantajes y amenazas se esfuerzan por difundir la verdad sobre la realidad social, cultural y económica del país, desenmascarando a los corruptos y a los violentos. Su trabajo es garantía de que este país Sí tiene arreglo y que con Dignidad podemos arreglarlo”.

Colombia es un país con enormes falencia en materia de democracia. Una expresión de esos problemas tiene que ver con las deficiencias en acceso a la información y el control casi monopólico de los grandes medios.

Un informe de la Fundación para la Libertad de Prensa (Link) explica como en solo 11 departamentos del país hay más de 3 millones de personas sin acceso a información local, cifra que se extiende al 35% del total de la población cuando se amplía el ejercicio a todos los departamentos.

Es sabido también que la cantidad de medios masivos es extremadamente reducida a comparación con países desarrollados e incluso con otros países de la región y como si fuera poco, su propiedad está en manos de 3 o 4 grupos empresariales. Por eso, Santos ante las críticas por su gestión y los escándalos de corrupción se atrevió a Acer un llamado: “a los dueños de los medios para influenciar en los contenidos”.

Para colmo, la prensa local y comunitaria que vive de la financiación estatal padece el estrangulamiento financiero y los chantajes de gobernantes como Peñalosa, que en Bogotá redujo a menos del 1% la pauta del distrito en estos medios, tras no poder encontrar respaldo a su terrible gestión.

En medio de este escenario tan complejo, existen miles de periodistas, la inmensa mayoría, que son compatriotas comprometidos con el progreso del país, que a pesar de las adversidades, chantajes y amenazas se esfuerzan por difundir la verdad sobre la realidad social, cultural y económicas del país, desenmascarar a los corruptos y a los violentos, llenarnos de esperanza con historias sensibles sobre lo bueno de nuestra gente y resaltar nuestra cultura y nuestra historia. A todos ellos mi más sincero reconocimiento, pues su trabajo es garantía de que este país Sí tiene arreglo y que con Dignidad podemos arreglarlo. Llegaremos al Congreso para dejarle a su gremio muchas libertades más.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: